6 consejos para mantener el ritmo de los idiomas durante las vacaciones

Ayudar a los niños a seguir el ritmo de un idioma adicional puede ser un reto durante las largas vacaciones escolares, especialmente si usted es un padre con un conocimiento limitado del idioma que su hijo está aprendiendo en la escuela.

At Yew Chung International School of Beijing, lessons are co-taught by a Chinese-speaking and English-speaking teacher at the same time. This bilingual teaching model means children emerge with two languages – even when they have begun with only one. We speak to two language specialists at YCIS Beijing about ways children can keep up with, and even improve, their language skills during the summer holidays.

Rebecca Flavin, Secondary EAL Teacher (English as an Additional Language)

1.Practicar todos los días
The most important thing for improving language skills is practice. Practice must be frequent – ideally daily – but it doesn’t have to be too time-consuming. I recommend that my students set aside 20 minutes a day rather than, for example, two hours once a week. Regular study keeps vocabulary ticking over and helps new words and phrases sink in.

Puede ser útil para los padres y los niños si la práctica del lenguaje se incorpora a la rutina diaria - justo antes de la cena, o después del desayuno - de lo contrario tiende a ralentizarse y olvidarse.

2.Elige un libro
La lectura es un aspecto muy importante del aprendizaje de idiomas, pero los niños pueden desanimarse si no disfrutan de lo que se les pide que lean. Al principio de las vacaciones, haz que tu hijo se entusiasme con la lectura en su lengua adicional llevándolo a una librería y pidiéndole que elija el libro. Esta es una buena oportunidad para que los padres también elijan un libro, de modo que se sienta como una actividad familiar y no como una tarea. Puede disfrutar comentando el libro con su hijo y animarle a hacer lo mismo.

3.Anotar el vocabulario
Es una buena práctica para toda la vida. Asegúrese de que su hijo tenga un cuaderno de notas de vocabulario -o pueda tomar notas en su teléfono- y anímelo a anotar las palabras y frases nuevas que encuentre en su lectura. Debería revisar este cuaderno todos los días y, siempre que sea posible, intentar utilizar el nuevo vocabulario en el diálogo.

Quizlet.com es un sitio útil para hacer listas de vocabulario. Permite encontrar traducciones, añadir imágenes a las palabras y generar tarjetas de vocabulario.

Nikki Liu, jefe del equipo de chino de la Comunidad de Aprendizaje del 6º al 8º año

4.Exposición
Si su hijo está aprendiendo chino, un verano en China puede ser una fantástica oportunidad para que mejore su capacidad lingüística. Anímele a exponerse al máximo a la lengua que le rodea viendo películas y programas de televisión chinos, escuchando la radio, leyendo periódicos y revistas, leyendo carteles y avisos cuando esté fuera de casa. Se sentirá menos como un deber si se incorpora de forma natural a las actividades diarias.

5.Seguir escribiendo
No siempre es fácil seguir el ritmo de la escritura fuera de la escuela. Recomiendo Strokeorder.info para ayudar a los niños a asegurarse de que el orden de los trazos es el correcto. Ser disciplinado con el orden de los trazos dará sus frutos: no sólo te ayuda a memorizar el significado, sino que significa que cada vez que te encuentres con un nuevo carácter sabrás cómo escribirlo.

6.Hablar con la gente
The classroom can feel like a safe environment but children must find their confidence in real conversation and not be afraid to make mistakes when talking to new people. Encourage your child to order in restaurants or strike up conversation with Chinese people in shops, public places, at events etc. Putting language to use in real life situations is very important.

El largo verano que se avecina puede resultar desalentador, pero mantener el ritmo de los idiomas puede ser divertido e incorporarse de forma natural al día a día. Nos gusta animar a los padres a que también tomen clases de idiomas: es muy útil que tu hijo y tú aprendáis juntos un nuevo idioma y, desde luego, no se desperdicia.